Grupo Metropol

¿Cómo evitar la morosidad en la comunidad?

Publicado por admin en

Dependiendo en la comunidad de vecinos en la que te haya tocado vivir, la convivencia puede ser perfecta o “normal”, pero desde GRUPO METROPOL en Madrid, como administradores de fincas, nos enfrentamos cada vez más a una situación en la que la convivencia se ve perjudicada, nos referimos a la morosidad.

Cada vecino, está obligado a pagar una cuota para poder cubrir con los gastos de conservación, mantenimiento y servicios necesarios para el edificio, como puede ser el portero o la piscina.

Las comunidades de propietarios que tienen que batallar con vecinos morosos se las ven y se las desean para cobrar las deudas. 

Por ello, desde GRUPO METROPOL en Madrid recomendamos la contratación de nuestros servicios como administradores de fincas para facilitar esta tarea y orientaros ante esta situación tan desagradable. 

Cuando un vecino no está al corriente de pago, la comunidad puede reclamar las deudas al titular de la vivienda desde el mismo momento en el que deje de pagar. De todas formas, desde GRUPO METROPOL consideramos que es conveniente que sea el administrador de fincas o el abogado de la comunidad quien redacte una notificación personal a ese vecino moroso de manera privada, avisándole de que no está al corriente de pago y que debe pagar sus cuotas. Pero puede ocurrir que aun así siga sin pagar, por lo que desde ese momento deja de tener derecho a votar en las juntas.

Lo siguiente después de la vía diplomática no surja efecto, mediante una junta extraordinaria, se decida acudir por vía judicial. Has de saber que la comunidad dispone de tres meses para poner en marcha este proceso judicial.

Una vez acabado el procedimiento, se dictará sentencia y se requerirá al vecino moroso a que pague el importe de sus deudas.

Desde GRUPO METROPOL en Madrid, como administradores de fincas, recomendamos prevenir este tipo de situaciones antes de que vaya a más, adoptando unas medidas para que ningún propietario caiga en la tentación de no pagar:

·Cobro de intereses para el propietario que no pague sus cuotas, haciendo frente al pago de una serie de intereses que se devengarán desde el momento del impago.

·Sanción económica

·Privación del acceso a ciertos servicios e instalaciones. 

Aunque los morosos no pueden ser privados de las instalaciones y servicios de la comunidad, tras una resolución en 2012, mediante aprobación unánime en junta, se le pude privar por ejemplo de acceder a piscinas o pistas de la urbanización.

La Ley de Propiedad Horizontal permite que estos morosos puedan tener derecho a voto y a que puedan impugnar esta decisión.

En GRUPO METROPOL en Madrid, como administradores de fincas, sabemos que esta situación no es nada agradable e incluso violenta en algunos casos, por eso recomendamos ponerse en nuestras manos para que nos hagamos cargo de la gestión y el funcionamiento de la comunidad, evitando este tipo de situaciones.


0 comentarios

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *